Consultoría en gestión e innovación
Soluciones innovadoras para la gestión de su empresa
Le ayudamos a mejorar la satisfacción de sus clientes
¿Cree que debe mejorar la gestión de su empresa? podemos ayudarle
Las herramientas de gestión accesibles hasta ahora sólo a las grandes corporaciones a su alcance
Le ayudamos a diferenciarse
Le ayudamos a mejorar la imagen de su organización
Le ayudamos a optimizar sus recursos

Embarque directo ¿Negocio para Minoristas en Internet?

¿Enviarlo por embarque directo, o mantenerlo en la tienda?

Varios comerciantes de Internet intentan cada vez más cubrir las órdenes conforme las reciben, sin necesariamente tener los bienes relevantes en su posesión. La idea es que un minorista acepte una orden, la cual se transmite electrónicamente al fabricante (o distribuidor, o mayorista), quién le hace el envío directamente al cliente. Por lo general, el que realiza el embarque directo empacará y enviará el artículo, por lo general en uno o dos días (si el artículo ya está fabricado y almacenado), y ya sea el embarcador o el minorista es responsable de los costos de envío, dependiendo del arreglo entre las dos partes. En general, el transporte es la función que lleva a cabo tareas para las salidas de envíos de partes, componentes, y productos, incluyendo el empaquetado, etiquetado, peso y carga del envío.

El producto se envía con el albarán a nombre del minorista, algunas veces incluso en cajas que llevan el logo o etiqueta del comerciante. El comprador debe seguir sin entender esto y por lo tanto las devoluciones se envían directamente al fabricante o al intermediario. El albarán es un documento que enlista a detalle el contenido de un paquete, cartón, paleta o contenedor en especial para el envío a un cliente. Los detalles incluyen un descripción de los artículos, el número de parte del cliente o del expedidor, la cantidad enviada y la unidad de mantenimiento de inventario (SKU) de los artículos enviados.

La idea del embarque directo no es nueva. El APICS Dictionary lo define como el medio de “tomar el título del producto pero no manejarlo, almacenarlo ni entregarlo, por ejemplo, hacer que un proveedor le envíe directamente a otro o que un proveedor le envíe el producto directamente al cliente del comprador”. Ciertamente, el embarque directo tiene ventajas, como permitirle al comerciante tener un portafolio muy diverso de productos o una gran mezcla de bienes, con un inventario y costos de almacén reducidos o eliminados. Además, debido a que no requiere una inversión inicial, incluso en el caso extremo o improbable de no vender nada, el minorista no se queda sin existencias. En otras palabras, no habrá clientes insatisfechos y ni un inventario obsoleto y (potencialmente) caro.

Pero depender del embarque directo (que algunas veces se le conoce como “inventario virtual”) no es ni sencillo, ni tan rentable como pudiera parecer en primera instancia. Por un lado, aunque los comerciantes que dependen completamente en el embarque directo no ponen mucho capital en riesgo, pueden esperar un margen de ganancias menor, ya que varios minoristas tienen que comprar al precio al menudeo sugerido por el fabricante. En otras palabras, los márgenes de ganancia en los artículos de embarque directo tienden a ser más bajos, debido a que los comerciantes que compran el inventario de esta forma comparten un porcentaje de la venta con el fabricante, por lo general del 8 al 10 por ciento, en cuyo caso existe menos espacio de movimiento para que el minorista lo aumente. Además, dada la naturaleza del mercado abierto y el campo de acción nivelado (cortesía de Internet, en parte), existe una miríada de otros vendedores con exactamente la misma idea, ya que Internet le permite a todos conectarse con la misma lista de proveedores y vender. Sólo Wal-Mart o Target o similares que tienen suficiente influencia y volumen, pueden esperar conducir más ventas y más margen.

P.J. Jakovljevic - Agosto 21, 2006
Publicado en http://es.technologyevaluation.com/